Saltar al contenido

La verdad sobre los meses sin intereses

12 abril, 2018
La verdad sobre los meses sin intereses

Cuando eres un emprendedor o quieres comenzar tu propio negocio, los mecanismos de compra son aliados importantes. Entre las diversas opciones, el pago sin meses de intereses es una opción para pagar con tarjeta de crédito (TDC) bastante difundida y sobre la cual intentaremos descifrar cómo puede ayudarte o afectarte.

¿Qué significa el pago sin meses de intereses?

En esencia, se trata de una modalidad de crédito que te permite adquirir productos en un mediano o largo plazo sin que el banco emisor te cobre los intereses habituales. El cargo hecho a tu TDC puede tener una duración entre 3 a 12 meses, según el número de cuotas que elijas pagar. Esto te permite saber el monto exacto que debes cancelar cada mes.

Estas promociones sin meses de intereses son posibles porque los ecommerce, tiendas o negocios llegan a un acuerdo con las entidades financieras. La intención principal consiste en mover un mayor volumen de mercancía para generar liquidez. En otras instancias, los comercios buscan una manera de rotar el inventario de productos más caros que tardan más en salir.

Es natural preguntarse si existe alguna artimaña o truco escondido en este tipo de ofertas. De hecho, los intereses no cobrados por el banco al tarjetahabiente son asumidos por las empresas. Para hacer estas promociones, pagan un porcentaje mayor de la tasa de descuento por transacción llevada a cabo con tarjetas de crédito.

A menudo, los locales o tiendas online varían la cantidad del monto total en función del plazo para cubrir la tarifa acordada con el banco. No resulta raro encontrar un precio inicial a 3 meses, otro más alto a 6 meses, aumentado otra vez a 9 y así sucesivamente. Es un aspecto que debes considerar al momento de realizar la compra.

Lo bueno y lo malo de pagar sin meses de intereses

Las promociones de pago sin meses de intereses representan un gran beneficio para quienes entienden cómo funciona el manejo adecuado del crédito. Mientras conozcas bien tus finanzas, no deberías tener problemas para aprovechar las cómodas cuotas. Ya que tienes la certeza de cuánto te van a cobrar, debería ser más sencillo poder administrarse bien.

Sacar ventaja de este tipo de ofertas tan atractivas puede parecer fácil, pero también requiere de un poco de sentido común para hacerlo. Además, esta modalidad te permite comprar una gran variedad de productos cuando no tienes suficiente liquidez, te resulta inconveniente pagar de contado o quieres adquirir un artículo costoso.

Una de las principales desventajas asociada con estas propuestas, consiste en abusar de tus productos financieros. Cuando compras demasiadas cosas innecesarias, el artículo tiene una duración menor del plazo asumido, es posible pagarlo con efectivo o puedas conseguirlo a menor precio, estás cometiendo errores de novato en el manejo de tus finanzas.

Otra punto importante con relación a los contras, tiene que ver con la falta de pago puntual de las cuotas correspondientes. Usar una o varias tarjetas para asumir una cantidad considerable de deuda puede llevarte a incurrir en el impago. Las consecuencias son las siguientes:

  • A partir del mes que dejaste de pagar, pierdes el beneficio y comienzas a acumular intereses
  • Dependiendo del banco emisor, podrías estar sujeto a un pago retroactivo, lo que implica cancelar los intereses de las cuotas pasadas
  • No pagar a tiempo siempre tendrá consecuencias sobre tu historial crediticio

Tener la oportunidad de pagar sin meses de intereses puede una ser una buena inversión cuando conoces los riesgos y tus prioridades. Nuestras principales recomendaciones son: no te dejes llevar por la cantidad de TDC que dispones, lleva un registro detallado sobre tus finanzas y compra con inteligencia.