Saltar al contenido

Diferencias en cómo piensan los ricos y cómo lo hacen los pobres

16 enero, 2018
Cómo piensan los ricos

Crédito: María de los Ángeles

Aunque cueste creerlo, una de las más grandes diferencias entre las personas ricas y las pobres no se encuentra en sus cuentas bancarias, cajas fuertes o sus billeteras, sino en su mente.

Sí, la mentalidad de las personas millonarias es uno de los temas más discutidos en la actualidad, y es que resulta increíble la gran brecha de pensamientos que hay entre una clase y otra. Y es que no se trata del dinero, sino en cómo piensan quienes lo tienen o buscan tenerlo.

Pero la verdad es una, quien piensa como rico seguramente alcanzará la riqueza, mientras que quien piensa como pobre, solo tendrá asegurada esa misma condición. Pero entonces ¿cómo piensan los ricos?

¿Piensan los ricos diferente a los pobres?

La forma en la que piensan los ricos, en la que se proyectan, la forma en la que se arriesgan y la forma en la cual perciben los negocios, ahí radica la mayor parte de las diferencias de pensamientos. Pero te sorprendería saber que hasta en pequeños detalles que seguro no has considerado, los ricos piensan diferente a los pobres. ¿Quieres averiguarlo? Míralo tú mismo:

1.      El pobre piensa en ganar para gastar, mientras el rico piensa en ganar para invertir

Este seguramente es uno de los pensamientos más impactantes de todos, ya que sí, la mayoría de las personas piensa en ganar dinero para gastar en los servicios, la casa, la comida, para ahorrar en caso de emergencias y para darse un gusto, porque ¿No te lo mereces después de tanto esfuerzo?

Para los millonarios es diferente, la cantidad de dinero que destinaría un pobre al ahorro y a ese pequeño gusto, los ricos de mente la destinan a invertir, porque sencillamente la palabra ahorro es sinónimo de devaluación. Y para invertir hay que entender y analizar, algo a lo cual la clase pobre no dedica mucho tiempo.

2.      El rico es confiado y arriesgado, el pobre es escéptico

Dentro del sentido común, una persona rica confía en las personas, cree en ellas y les da oportunidades para probarse. La persona pobre siempre piensa que lo quieren estafar, cobrarle de más y no arriesga, por lo cual tampoco gana nada.

3.      Los pobres buscan excusas, los ricos soluciones

Una persona que es pobre y que no quiere salir de ahí siempre culpa al gobierno, el ambiente, las personas o el mundo en general de su suerte. Mientras que la forman en que piensan los ricos es diferente, estos saben que todo pasa por un motivo y que al tomar el control de su vida, sin importar los riesgos, las cosas buenas empiezan a suceder.

4.      Los ricos preguntan, los pobres asumen

¿Quién nace sabiéndolo todo? ¡Nadie! Es por ello que los ricos antes de iniciar un negocio inversión preguntan. ¿Cómo funciona? ¿Qué pasaría si…? Y se arriesgan. Mientras que una persona pobre siempre asume lo peor “No llamaré para esta oportunidad de empleo porque seguro me dirán que no.”

5.      Los pobres buscan el camino fácil, los ricos el mejor

No es lo mismo comprar 5 pantalones en rebaja que te durarán tres meses cada uno, que comprar un pantalón de calidad, a un precio justo y eligiendo detalladamente, que podría durarte hasta 5 años.

Esta es una gran diferencia en cómo piensan los ricos y los pobres, ya que, en el afán de los pobres por ahorrar, siempre terminan perdiendo. Mientras que el rico no piensa en ahorrarse unos centavos, sino en invertirlos en algo de calidad que no pida un reemplazo a corto plazo.

6.      Los pobres cambian el tiempo por el dinero, mientras que los ricos saben que el tiempo importa más

Por último. Siempre podrás ganar mil dólares por un trabajo que te tomó 80 horas. Pero esas 80 horas jamás vas a recuperarlas y eso es algo que una persona rica sabe muy bien.

El rico no intercambia tiempo por centavos, el rico analiza, busca experiencias que más que dinero inmediato, le brinden conocimientos. Y después apuesta en grande, se arriesga y la mayor parte del tiempo gana.