Saltar al contenido

Claves para ahorrar dinero e invertir después

24 enero, 2018
Ahorrar para invertir

Crédito: María de los Ángeles

Todos conocemos las ventajas de ahorrar, pero son pocos los que realmente lo llevan a la práctica. Ahorrar dinero es clave no solo para contar con cierta tranquilidad para estar preparados ante cualquier emergencia, sino también para poder cumplir metas bien sea a corto o a largo plazo.

El ahorro es un hábito que debemos cultivar y que se consigue con disciplina. Pero debemos estar claros en algo, ahorrar por ahorrar no tiene mucho sentido. Es importante saber qué haremos con ese dinero una vez que tengamos cierta cantidad. Si así lo queremos, el ahorro podría darnos una estabilidad financiera. Pero para ello tendrás que invertirlo.

¿Por qué? Ahorrar no mantiene el valor actual del dinero. Ten en cuenta que hay factores externos como la inflación que hacen que a medida que pase el tiempo disminuya su valor. La inversión ayuda a mantener el valor de tu dinero porque lo hace crecer.  Por ello, solo aquellos con mentalidad de riqueza son los que tienen el objetivo ahorrar para luego invertir, debes tomar en cuenta estas claves de ahorro.

Establece un presupuesto

Si has decidido comenzar a ahorrar, necesitarás ser disciplinado. Para ello es esencial que establezcas un presupuesto. Pregúntate cuáles son tus gastos fijos en el mes, ya que de esto dependerá cuánto puedes ahorrar. Una vez que lo sepas deberás establecer un presupuesto y ceñirte a él.

Es importante llevar un control de los gastos ineludibles y también de tus ingresos extras. De esta manera podrás establecer tu cuota de ahorro. Eso sí, procura siempre incluir un porcentaje de dinero para gastos variables en el mes.

Compara precios

Una de las claves para ahorrar es comparar precios y también buscar ofertas. Para lograr esto no es necesario que vayas de tienda en tienda viendo precios. Puedes preguntar a tus conocidos dónde compran algunos artículos y después hacer una comparación con respecto a la relación calidad-precio.

Algunas veces acudimos a ciertas tiendas por costumbre o comodidad. Pero si sacrificamos un poco esto para conseguir un mayor ahorro, valdrá la pena.

¿Realmente lo necesitas?

Seamos honestos, muchas veces compramos por comprar, por impulsos o porque nos gusta mucho algo. Si quieres ahorrar es importante que seas más consciente de tus gastos. Antes de comprar algo debes preguntarte si realmente lo necesitas. No se trata de no darte ciertos gustos, pero esta no puede ser una excusa constante.

El enemigo número 1 del ahorro es el consumismo impulsivo. Esto altera tu presupuesto de una forma desmedida y muchas veces sin que lo notes al principio. Espera un poco y analiza bien cuáles son tus prioridades, sobre todo si has decidido ahorrar para alcanzar una meta.

Reduce los gastos en casa

Una buena forma de ahorrar es tratar de reducir los gastos en casa. Cada mes pagamos una cierta cantidad de dinero en servicios como agua, energía, telefonía, entre otros. Si prestamos atención a nuestro consumo y lo reducimos un poco, la factura mensual podría bajar.

Para ello puedes apostar por electrodomésticos con mayor eficiencia energética, evitar el uso desmedido de algunos aparatos y tratar de reducir el consumo en aire acondicionado o calefacción. Si prestas atención a estos detalles, verás una diferencia sustancial en tus gastos.

Formaliza el ahorro

Si ya has decidido ahorrar, es importante que formalices esta acción. ¿Cómo? Valiéndote de instituciones financieras que protejan tu ahorro, tal como los bancos. Tener el dinero bajo el cama es un riesgo porque puede que acudas a él en un momento de impulsividad y lo gastes sin necesidad real. Por ello, lo ideal es tener estos ahorros en un fondo formal para que esté siempre seguro.

Siguiendo estos consejos podrás tener éxito en tu ahorro para cuando llegue el momento de invertir. Una vez que consigas la meta que te has propuesto deberás investigar muy bien qué inversiones son más rentables. Recuerda que el objetivo es multiplicar tu dinero y poco a poco maximizar las ganancias.